Diferentes tipos de notas de crédito

De acuerdo a su definición más amplia, la nota de crédito es un documento a través del cual se informa la disminución de un determinado valor numérico.

Sin embargo, la utilización de este recurso en distintos ámbitos ha dado lugar a confusiones y dudas que este artículo pretende despejar.

La NC comercial

En el área de los negocios y las empresas, la N/C es un elemento sumamente utilizado, no sólo como documento capaz de garantizar trasparencia en el manejo interno de la compañía sino para respaldar ante la ley una parte de las operaciones comerciales que se realizan.

Desde esta perspectiva,  puede ser definida como un documento registrable que origina una disminución a favor del comprador (o deudor) en una determinada cuenta o cargo.

Regularmente, es un instrumento que se emplea para anular facturas incluidas en cajas que ya fueron cerradas, es decir, cuando se precisa introducir una modificación en el monto final de un recibo expedido con anterioridad a la fecha en curso.

Algunos de los casos que requieren su utilización son: rotura de mercadería ya vendida, rebaja de precios, descuentos especiales, devoluciones y reembolsos y correcciones por exceso de facturación.

Vale destacar que en la confección de una N/C no se deben olvidar los siguientes datos: referencia a la factura de origen con numeración, fecha de emisión, concepto, importe total y monto de disminución.

Tampoco puede faltar la información relacionada con el cliente que recibe el beneficio y la empresa o comercio que lo otorga.

Por último, con el afán de prevenir un desconcierto en torno al tema, cabe recordar que esta herramienta comercial también recibe el nombre de “nota de crédito administrativa”.

La nota de crédito bancaria

También conocida como boleta de depósito, la N/C bancaria es el documento que un banco entrega a sus clientes como constancia de haber recibido una determinada cantidad de dinero.

El empleado que la expida deberá incluir: el nombre de la entidad bancaria, la identidad de la persona que realiza el depósito, el importe de la operación en letras y números, la especificación sobre la forma (si se trata de efectivo o cheques, por ejemplo) y el lugar y fecha de la transacción.

Sin embargo, cabe aclarar que el concepto se aplica además a una comunicación por escrito que el banco realiza para informarle a su cliente que ha agregado valores a su cuenta, por caso, en concepto de intereses.

Compartir...